Con cebolla o sin cebolla ¿Y tú de quién eres?

Tortilla de patatas española

La tortilla de patatas es uno de los bocados más clásicos de la cocina española, perfecta para picar y compartir, y de ella existen tantas variantes como personas cocinando.

Se puede comer en plato, en bocadillo, en tapa o en pincho; sentado a la mesa, en barra o de excursión; y se puede añadir a la receta base casi cualquier cosa.

Hay quien dice que las patatas han de estar más cocidas que fritas; quien indica que se deben remojar y dejar reposar un tiempo en el huevo batido; quien la prefiere tierna, casi cruda y quien no. Pero, sin duda, la gran polémica nacional es si se elabora con cebolla o sin cebolla.

Pero antes de nada, un poco de historia.

¿Quién inventó la tortilla de patatas?

El científico del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC Javier López Linage, en su libro de 2008 “La patata en España. Historia y Agroecología del Tubérculo Andino“, atribuye la invención de la tortilla española a Joseph de Tena Godoy y al marqués de Robledo, dos hacendados ilustrados de la localidad extremeña de Villanueva de la Serena que, en 1798, trataban de encontrar un alimento barato basado en la patata para paliar las hambrunas que asolaban la Europa de finales del XVIII.

Para ello trataron de hacer una especie de pan de patatas mezcladas con huevo, pero pasándolo por la sartén en vez de hornearlo. El investigador indica que se trata del «origen conceptual» del famoso alimento, aunque en realidad es el de la propia tortilla de patata.

Dicha obra contiene datos que hablan de la tortilla de patatas en esta localidad unos veinte años antes de las primeras menciones en la leyenda tradicional, que cuenta que el general Tomás de Zumalacárregui tomó la receta de una anónima ama de casa navarra, en cuya casa paró. La señora, que era pobre y lo único que tenía eran huevos, cebollas y patatas, acabó haciendo un revuelto con todo ello que gustó tanto al general que lo usó durante el sitio de Bilbao como plato sencillo, rápido y nutritivo con el que saciar el hambre del ejército carlista.

¿Y la tortilla francesa?

Pues resulta que, a pesar de su nombre, es tan española como la tortilla de patatas.

Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), la tortilla de patatas o tortilla española ya era uno de los platos preferidos del pueblo. Varios años de malas cosechas y el control que las tropas francesas ejercían sobre los recursos, hicieron muy difícil que las patatas llegasen a las despensas españolas. Así que no hubo más remedio que hacer tortillas sin patatas. Esta sencilla receta se siguió elaborando años después y comenzó a llamarse “tortilla de cuando los franceses”, derivando en “tortilla francesa“.

También hay quien dice que la tortilla francesa se llamaba antes tortilla cartujana, ya que los monjes de La Cartuja de Sevilla la incluían en su recetario y la dieron a comer a los franceses que llegaron a la isla. Estos la llevaron a Francia donde se popularizó con el nombre de “omelette” y tiempo después, cuando la receta regresó a España se le empezó a llamar “francesa” que sonaba más exótico que “cartujana”.

Volvamos al tema.

La “auténtica” tortilla española

¿Con cebolla o sin cebolla? ¿Poco hecha o muy hecha? ¿Alta y gorda o bajita y fina?

Como no hay forma de ponernos de acuerdo cuando empieza una discusión sobre cuál es la “auténtica” tortilla española, para gustos se inventaron las tortillas.

Por mi parte me posicionaré diciendo que la auténtica tortilla española no solo ha de llevar cebolla sino también ajo.

Y he aquí mi humilde receta:

Tortilla de patatas española
Imprimir
Mi "auténtica" tortilla española
Plato: Aperitivo, Entrante, Plato principal
Cocina: Casera, Española, Mediterránea
Raciones: 4 raciones
Autor: Jose Ramón Bernabeu
Ingredientes
  • 4 patatas grandes
  • 2 cebollas medianas
  • 8 huevos grandes
  • 2 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • sal
Elaboración paso a paso
  1. Cortar las patatas, lavadas y peladas, en medias lunas uniformes y reservar sumergidas en agua.

  2. Cortar las cebollas en juliana y picar muy fino los ajos.

  3. Freír patatas, cebollas y ajos, todo junto y en abundante aceite, a fuego medio hasta que la cebolla transparente.

  4. Mientras tanto, mezclar, sin batir, los huevos en un bol.

  5. Escurrir bien la fritura y añadir a los huevos, mezclando con suavidad y dejar reposar unos minutos.

  6. Cuajar la tortilla en una sartén a fuego medio. Dar la vuelta y sellar el otro lado a fuego fuerte.

Notas de la Receta

No indico tiempos por que va a depender del gusto de cada cual que la tortilla esté más o menos hecha.




Una tortilla de patatas sin cebolla es como un jardín sin flores, pero

¿Tú qué opinas?
Comparte tu mejor truco en tu comentario.

(Visitado 85 veces, 1 visitas hoy. 7.012 visitas a todos los artículos.)

Categorías: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies